La vuelta al cole: mejor con Mindfulness

En los próximos días y semanas, todos, niños, padres y abuelos, todos, notaremos cambios de humor significativos y/o reacciones alteradas o confusas. La vuelta al cole no es como era, otro cambio más que puede confundir a nuestros hijos y que repercute tanto en el colegio como en casa.

Aquí tenéis 5 ejercicios que pueden practicar desde los más pequeños hasta los mayores que jamás han meditado. Mi consejo es que los hagáis juntos. Es una forma de compartir algo más con los peques y no tan peques de la casa, otro nexo de unión que os hará más fuertes y que de ser practicados con asiduidad, pueden cambiar mucho el ambiente familiar.

¿A partir de qué edad puede practicarse?

Se puede practicar desde los 3 años y es apta para todos.

¿Cuánto debe durar un ejercicio?

Hay ejercicios de Mindfulness de todo tipo de duración; desde 1 Minuto hasta 45 minutos. Recomiendo que, de ser la primera vez que te aproximas a ella, empieces por los ejercicios básicos, que suelen ser más breves, como la Meditación de 1 minuto de Boronson. Esta introducción brevísima pero altamente efectiva, se practica varias veces al día, tantas como minutos quieras darle.

La mayoría de los ejercicios de Mindfulness están preparados para que los practiques un mínimo de una vez al día. Recomiendo que empieces por ahí y que aumentes a medida que integres esta práctica en tu rutina diaria.

Iniciar a nuestros hijos en Mindfulness

Los niños son los Maestros Inconscientes del Mindfulness. Nadie mejor que un niño para entender el momento presente. Pero necesitan de nuestro acompañamiento para comprender sus cuerpos, sus mentes y sus emociones. El primer paso para iniciarlos es hacerles conscientes del proceso de su respiración.

Ejercicio para niños a partir de 3 años

Para los más pequeños, es importante que la práctica de Mindfulness sea un juego. La base de Mindfulness es el control de la respiración y la observación del cuerpo, así que este ejercicio es estupendo para iniciar a nuestros hijos.

1.Compañero de Respiración

Pide al niño que se tumbe boca arriba con su peluche o muñeco preferido sobre su barriga; invítale a que se fije en cómo sube y baja su amigo a la vez que él inspira y espira.

Para ayudarle a controlar su respiración, le puedes decir que haga que el peluche se mueva más despacio, respirando más lenta y profundamente. De este modo el niño va tomando consciencia de su respiración y del control que puede ejercer sobre ella. Esto le ayudará a darse cuenta de cómo se siente en función de cómo es su respiración.

También activarás la compasión y el cuidado hacia su peluche o muñeco, que seguramente al final del ejercicio habrá acabado tan plácidamente dormido como él.

Ejercicio para niños entre 5 y  12 años

2. Quietos como una rana

En el famoso y recomendable libro «Tranquilos y Atentos como una rana»,  hay meditaciones para niños, sobre todo para edades entre 5 y 12 años.

En esta que os propongo, le pedimos a los niños que se queden quietos y atentos como una rana.

Las ranas pueden dar grandes saltos, pero también saben quedarse muy quietas observando lo que pasa a su alrededor y atentas para cazar una mosca. Su tripa se hincha cuando entra el aire y se deshincha cuando sale el aire. Ahora vamos a sentarnos y a respirar como una rana, sin dejarnos llevar por todos los planes interesantes que se nos pasan por la cabeza. Durante un rato vamos a estar quietos como una rana, notando como se mueve la barriga.

3. RESPIRACIÓN DEL 8 o DEL INFINITO

 

Esta es una herramienta de lo más simple, pero muy efectiva cuando nuestros hijos, o incluso nosotros, estamos en un momento de especial tensión o nerviosismo. Se trata de que a partir de la estrella, recorra la forma del 8.Cuando pase por el lado izquierdo, debe hacerlo inspirando y cuando llega a la parte derecha espira durante el recorrido, y vuelta a empezar; de ahí que también es conocida como la Respiración del Infinito.

Aquí tenéis el archivo descargable

Es práctico imprimirlo en un tamaño DIN-A5 y forrarlo;así nuestros hijos lo pueden llevar al colegio y echar mano de esta herramienta cuando tengan necesidad, o por simple gusto.

Yo tengo dos copias: una en casa, de uso común, más grande, y una copia DIN-A5 para que mi hijo se la lleve al colegio.

Ejercicio para adolescentes a partir de 12 años

4.El Lago en Calma

Este ejercicio es más largo que los anteriores, pero no se hace aburrido. Trabaja la visualización para el bienestar, equiparando nuestros pensamientos con el fondo de un lago revuelto tras una tormenta, y el regreso a la paz tras ella, observando el reflejo del entorno sobre las aguas quietas y cristalinas. Como los anteriores, se centra en la respiración y está bastante bien guiado.

Ejercicio para todos a partir de 15 años

5.Sonidos Dentro, Sonidos Fuera

En esta meditación le damos a la mente la indicación de atender solo a ciertos sonidos. A los producidos dentro del cuarto, o poner el foco solo los que vengan de nuestro cuerpo, o los que estés escuchando venidos de fuera de la habitación.Con ello, entrenamos a la mente para enfocarse en seleccionar aquello que realmente nos interesa en cada momento, como siempre sin juzgar ni prejuzgar lo que ocurra a nuestro alrededor.

¿Quieres más? Si deseas algún ejercicio en concreto o tienes dudas sobre la práctica de Mindfulness, no dudes en contactar conmigo.

¡Estaré encantada de acompañarte!

¡Compártelo!
Tengo 46 años, un hijo genial y un ex-marido estupendo. Estudié Realización y Producción Audiovisual hace tanto tiempo que no guardan ni mi ficha. Antaño trabajé en mil sitios o quizás en unos 10. Me sirvieron para cubrir gastos y acumular experiencias pero me repateaban emocionalmente. Escribo desde siempre y mi presencia en la Red es rastreable desde hace más de una década. Hace unos años descubrí que mi Ego tenía más capas que una ilustración de Photoshop gracias a una hostia de la vida. Me sumí en una depresión fenomenal de la que salí gracias a mi Maestro de Reiki. Me maravilló lo que el Reiki hizo conmigo, así que metí de lleno. Cuando llegó el momento, empecé a ayudar a otras personas a ayudarse... en plan Jerry McGuire pero sin la cara de desesperación.