Hablar del confinamiento es inevitable. Podemos hacer que sea menos estresante si ponemos orden en nuestros hogares y nuestros tiempos. Las primeras dos semanas, parece que muchos/as hayan estado esperando que les dijeran “se acabó”. Como no se ha acabado, seamos inteligentes y cuidemos nuestro interior, el de casa y el nuestro propiamente dicho.

Tomáos este confinamiento como una oportunidad. La parte negativa la conocemos todos de sobra.¿Por qué no entrenarnos para observarlo de otra forma?

Lo voy a limitar a 3 consejos.Son básicos y os recomiendo seguirlos, para vuestro bienestar y el de los vuestros. 

 

  1. MEDITAR

Meditar nos proporciona libertad, calma, equilibrio. Al meditar podemos tener la libertad de la que hora nos vemos privados (de ahí la foto). Si nunca habéis meditado, es el momento perfecto para empezar. Pero ¡OJO! No os pongáis de los nervios si no os sale bien la primera, ni la segunda vez, ni la tercera. Empezad por tiempos breves. Una meditación como la que he propuesto en Facebook va de perlas para iniciarse.

No hay que adoptar ninguna postura especial. La mejor y más recomendada es sentadas/os, con la espalda recta y hombros relajados.Podéis dejar las manos con las palmas hacia arriba o hacia abajo sobre las piernas. Eso sí, nada de cruzar los brazos ni las piernas.

Si vais a meditar antes de ir a dormir, no os estiréis en la cama, porque lo más probable es que os quedéis fritas/os antes de acabar la meditación.Es el modo en que la mente rechaza la meditación.

Os dejo un completo listado de Meditaciones de Deepack Chopra y una inicial para principiantes.

2. HACER EJERCICIO

El ejercicio es indispensable tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente. Hay muchos ejercicios de diferentes intensidades, dependiendo del estado físico que tengáis.Si no sois de hacer ejercicio habitualmente no os paséis;es algo que debe ser gradual en intensidad.Hay personas que tienen un pequeño patio y le dan 160 y pico vueltas porque han calculado que eso son unos 6 km.

Los que no tienen la posibilidad porque viven en pisos pequeños optan por otras medidas, como hacer sentadillas o flexiones. Os recomiendo Pilates encarecidamente;es un ejercicio tanto físico como mental, en el que trabajáis vuestra respiración y mejoráis el tono muscular y las articulaciones. En YouTube podéis encontrar muchas opciones ya sea de este, como de otros, como Tai-Chi.

3.CREAR UNA RUTINA

En la situación actual, muchas personas no han tomado medidas aún respecto a este punto. Una rutina es necesaria porque estamos habituados a ella y la usual se ha visto interrumpida. Eso sí, debe ser una rutina enfocada al cumplimiento.

Estableced un horario para todo (se puede flexibilizar, no hay que ser estrictos de cojones). Incluid la Meditación y el Ejercicio cada día en ese horario. Una vez hecho esto, en esa rutina deben estar los siguiente puntos:

  • Tiempo de aseo personal: estar todo el día en pijama es un error. La mente lo asocia o a vacaciones, o a enfermedad, o al paro. Y el mensaje que nos enviamos con esa actitud es negativo.
    Arregláos más allá de lavaros la cara y los dientes: cambiáos por la mañana, escoged ropa cómoda pero con la que os agradéis, peinaros, perfumaros, daos un toque de color -labios, colorete, algo-. Os sorprenderá lo que este sencillo acto hará por vuestro ánimo si lo hacéis cada día. Caballeros: afeitaros, perfumaros, esas uñas…
  • Los que tele-trabajamos tenemos horarios, algunos propios, otros marcados por la empresa. Meted vuestro trabajo en esta hoja de ruta temporal.
  • Quienes no tienen hijos : contactad con un/a amiga, un familiar, como mínimo al día. Escuchadles, hablad, comunicaros. Podéis hablar de la situación brevemente ( 5 minutos) pero no más. Tocad temas entretenidos que no tengan que ver con el COVID ni nada relacionado con él: un libro, una serie, anécdotas de recuerdos comunes, hablad de vuestra infancia, de teatro, de cine, proponéos retos creativos o compartid un café mientras habláis, quedad para comer vía Skype, para tomar una copa…Sea lo que sea, que no tenga nada que ver con el COVID. Hablar de lo mal que lo estamos pasando es alimentar el miedo y la angustia inherentes a la situación. Recordad: las palabras que nos decimos, como las que decimos a otros, son energía. Seamos ecológicos y positivos.
  • También para quienes no tienen hijos, incluid cada día alguna actividad creativa: pintar, dibujar, cuidar de vuestras plantas, jugar con vuestra mascota, leer un libro (no cuenta internet), escuchar música, atreveros con recetas nuevas (ahí sí vale internet), iniciad un curso de algo que os apasione (han salido muchos MOOCs estos días, algunos francamente buenos)…
  • Quienes tenemos hijos: la rutina que establezcamos debe incluir momentos para estar con ellos, ya sea jugar una partida a algún juego sencillo, que compartan con nosotros tareas de la casa, ver con ellos una película (con ellos, no a su lado y ya está) o proponerles alguna actividad de manualidades que hacer juntos, momento en el que podemos aprovechar para que nos expresen lo que sienten o simplemente contar chistes. Repartid esas y otras opciones por su agenda y por la vuestra.
  • Los niños: establecer rutinas para los niños es un añadido para los que tenemos hijos en edad escolar primaria. Hay centros escolares que lo han organizado bastante bien.Otros, por falta de medios o de ideas no lo están haciendo tan bien. Ahí entramos nosotros. En la agenda de nuestros pequeños deben estar el ejercicio y el contacto con amigos cada día. No hace falta montar una fiesta a 25 pero sí que hablen, que jueguen. Los niños necesitan niños.
  • Escoged un momento, máximo dos para poneros al día de las noticias. No deben pasar de la 1/2-3/4h. La especial naturaleza de lo que estamos viviendo requiere responsabilidad, y esto se traduce en estar informados de las novedades en cuanto a avances y cambios en las condiciones de nuestro confinamiento. Pero hay ahora mismo una infoxicación paralela a la Pandemia. Prescindid de lo que no sean datos y no bebáis de una sola fuente. Tened en cuenta lo que no me canso de repetir: el lenguaje y el mensaje son importantes.Si os atiborráis de mensajes negativos, no seréis capaces de percibir nada bajo otro prisma que no sea ese.
  • Dedicad unos momentos a enviar buenas energías y pensamientos a los que sufren y a los que están en primera línea, que son muchos miles de personas.Gracias a ellos, los demás podemos estar en casa. Dad las gracias, ya sea en silencio o desde el balcón. Respecto a esto último, vigilad de no pillar frio con los momentos aplauso diarios. No necesitamos cargar el sistema sanitario con gripes y anginas. El pensamiento es poderoso, más de lo que creemos. Y el momento aplauso diario-con el abrigo puesto-  genera energía positiva, muy necesaria en estos momentos.
  • Reservad un espacio privado. Todos necesitamos nuestro espacio, uno en el que podamos hacer lo que nos rote o no hacer nada más que mirar por la ventana. Da igual, pero que sea vuestro.

Hasta el próximo día, Guerreros Pacíficos. ¡Un abrazo!


 

ESTOY A VUESTRA DISPOSICIÓN EN SKYPE ENTRE LAS 10:30 Y LAS 12:30 -hora española- DE FORMA GRATUITA, DE LUNES A VIERNES.
¡Compártelo!
Tengo 46 años, un hijo genial y un ex-marido estupendo. Estudié Realización y Producción Audiovisual hace tanto tiempo que no guardan ni mi ficha. Antaño trabajé en mil sitios o quizás en unos 10. Me sirvieron para cubrir gastos y acumular experiencias pero me repateaban emocionalmente. Escribo desde siempre y mi presencia en la Red es rastreable desde hace más de una década. Hace unos años descubrí que mi Ego tenía más capas que una ilustración de Photoshop gracias a una hostia de la vida. Me sumí en una depresión fenomenal de la que salí gracias a mi Maestro de Reiki. Me maravilló lo que el Reiki hizo conmigo, así que metí de lleno. Cuando llegó el momento, empecé a ayudar a otras personas a ayudarse... en plan Jerry McGuire pero sin la cara de desesperación.