Cuando te pregunten Cómo estás o Qué tal te va, sentir que estás bien te ayuda.

-¡Buenos días! (gran sonrisa)

-Buenos días, ¿cómo estás? (sonrisa)

-¡Bien! ¿Y tú?¿Qué tal? (sonrisa)

-Ya ves, tirando…( ya no sonrisa,gesto indefinible)

 Hay personas que no llevan bien que tú estés bien.  Decir ” Estoy bien” ” Feliz” “Genial” ,expresiones que por lo general van acompañadas de una gran sonrisa o incluso entusiasmo, molestan a más de uno.¿Por qué ocurre esto? Porque preguntar cómo estás es más una fórmula de cortesía que un interés real. Y como parte del entramado social, hay respuestas aceptables y otras que no lo son tanto.

Estar bien hoy en día parece inaceptable.

Al hilo de lo que traté del humor hace unos días, decir que estás bien ayuda a estarlo como sonreír es lo ideal para acabar riendo.

Pero si no estoy bien,¿por qué voy a decir que lo estoy?

Bueno, si eres lector de este espacio te resultará familiar la Ley de la Atracción.

Básicamente sentir algo como real lo convierte en real. Es un resumen reduccionista pero directo. Y lo más interesante es que funciona en ambos sentidos.Funciona para lo negativo y para lo positivo.

No conozco a nadie que no tenga problemas.Más grandes o más pequeños, son problemas para cada uno de nosotros. Pero lo que es innegable es que si solo miramos los problemas, seguro que la respuesta a ¿cómo estás? será, como mucho, tirando.

Pero decir que estoy bien no va a cambiar la realidad

La realidad es lo que tú decidas que sea. Si decides que es una mierda de día porque te has levantado con mal pie, se te ha roto la cafetera, has perdido el móvil y encima has llegado tarde, ten por cuenta que el resto del día estarás mal o a medio gas.Vaso medio lleno o medio vacío. Tú eliges. ¿Quieres vivir o sobrevivir?

Prueba esto:

-Ríete de tus problemas. Tengo una amiga que es material de primera para un reality. Le pasa de todo y con continuidad. Le salva cachondearse de sus desgracias y, a pesar de su negatividad natural, resurge una y otra vez, con fuerza.

Cuando experimentemos placer, el séptum (zona del sistema límbico del cerebro) envía una orden para que se liberen en el cerebro una serie de hormonas llamadas endorfinas, que en esencia son moléculas que actúan en el organismo como un analgésico natural, ya que tiene una composición química similar a la de la morfina, por lo que produce un efecto sedante sobre el cuerpo y revitaliza el sistema inmunológico.

He aquí la explicación de porque las personas con facilidad para la sonrisa y la risa, son mas felices, tienen mas amigos, poseen mejor salud y una expectativa de vida superior en comparación a aquellas de personalidad depresiva o con una marcada tendencia al enojo y el pesimismo.

-Sonríe nada más despertarte. Predispones tu actitud a lo largo del día.

Sólo es necesario esbozar una leve sonrisa para que el séptum comience a segregar una abundante cantidad de endorfinas.

 

¿Y por qué les molesta que digas que estás bien si es la verdad?

Porque ellos han decidido que no lo están. El ser humano es grupal.Si tú estás bien en un entorno que por lo general no lo está, eres la nota discordante. Por lo general no te dirán que les molesta. Si eres observador, te darás cuenta del mohín de disgusto o sorpresa, a veces muy sutil.

No te ofendas cuando observes estas reacciones. Motivos para estar mal o peor que mal tenemos todos en un momento o muchos de nuestra vida. No sabemos qué ocurre en las vidas ajenas.Ni tan solo basta con que nos lo expliquen, porque jamás podemos sentir como el otro. Lo que sí podemos hacer es ser empáticos, comprensivos y tolerantes.

No nos comparemos.No condenemos. Cada uno de nosotros somos un universo entero que solo existe con y en nosotros. Si puedes y quieres ayudar a alguien que no está bien y esa persona acepta tu ayuda, házlo. Te sentirás bien y la otra persona también. Y a lo mejor, otro día cuando le preguntes cómo está, te dirá que está bien!

 

¡Compártelo!
Tengo 46 años, un hijo genial y un ex-marido estupendo. Estudié Realización y Producción Audiovisual hace tanto tiempo que no guardan ni mi ficha. Antaño trabajé en mil sitios o quizás en unos 10. Me sirvieron para cubrir gastos y acumular experiencias pero me repateaban emocionalmente. Escribo desde siempre y mi presencia en la Red es rastreable desde hace más de una década. Hace unos años descubrí que mi Ego tenía más capas que una ilustración de Photoshop gracias a una hostia de la vida. Me sumí en una depresión fenomenal de la que salí gracias a mi Maestro de Reiki. Me maravilló lo que el Reiki hizo conmigo, así que metí de lleno. Cuando llegó el momento, empecé a ayudar a otras personas a ayudarse... en plan Jerry McGuire pero sin la cara de desesperación.