Tu percepción del entorno depende de tu estado emocional

Historia de un Banco trata de un banco del parque que nos explica su vida desde la oscuridad de sus lamentos hasta la luz de la alegría de vivir.

Se trata de una metáfora de la percepción humana. Dependemos del estado de nuestra autoestima para no caer en el victimismo. De la conveniencia de responder a nuestro entorno y circunstancias con entereza y alegría de vivir.

Estamos tan centrados en nosotros mismos que no nos tomamos el tiempo necesario para empatizar y olvidamos que todos tenemos nuestros motivos para ser como somos. Porque percibimos nuestra realidad según nuestro estado emocional, cuidemos nuestra autoestima.