La perfección de un círculo imperfecto.

 

Alguien que sufre baja autoestima trabaja sin cesar para compensar los sentimientos de inferioridad. Hoy  nos centramos en el perfeccionismo, pues es un rasgo propio de quien necesita controlarlo todo, tema del que hablamos en el artículo anterior.

De nuevo  debemos tener en cuenta que el equilibrio es la base de lo beneficioso. Es decir, al igual que la necesidad de cierto control racional es lógico y bueno-un ejemplo sería el control de las emociones negativas-, el perfeccionismo también goza de una versión positiva y una negativa.

El perfeccionismo social y el de la RAE se llevan mal

En el diccionario de la RAE  se define el perfeccionismo como Tendencia a mejorar indefinidamente un trabajo sin decidirse a considerarlo acabado.   Aunque con esta definición limitan el  alcance del concepto a una actividad, lo cierto es que los perfeccionistas lo son con todo y con todos. Básicamente  nunca se sienten satisfechos. Aspirar a la excelencia es bueno y motivador,exigirla es perjudicial para nuestra autoestima.

Las características -negativas- del perfil de un perfeccionista son :

  1. Hiperresponsabilidad.
  2. Necesidad de control y previsión acusadas.
  3. Sentido exacerbado* de la justicia.
  4. Hiperexigencia consigo mismo y con los demás.
  5. Exagerada atención al qué dirán o pensarán los demás.
  6. Radicalidad , todo es Blanco o Negro, los grises se pierden o aparecen poco.
  7. Anticipación con tendencia a la negatividad, prevén los acontecimientos con mal final.
  8. Fácil frustración, le rinden mucho más valor a lo que queda por hacer que a lo hecho.
  9. Incapacidad de evaluar sus logros en positivo.No importa lo mucho que los demás les digan,ellos ven sus logros mediocres o ven mejor lo de los demás.
  10. Demora en la conclusión de cualquier proyecto, nunca está acabado, nunca está en condiciones de entrega, nunca nada.
  11. Utilizan muchísimo las expresiones “tengo que” o “debo”.

En el fondo de esta actitud tan dañina, hay una sensación de rechazo a uno mismo, una sensación de no ser lo suficientemente bueno, un vacío a llenar y es por ello por lo que nada les parece perfecto. Está muy relacionado con la falta de Autoestima y en los casos más extremos lleva a comportamientos controladores y obsesivos.

La perfección de un círculo imperfecto.
La perfección de éste círculo será invisible para un perfeccionista.

Por la parte positiva, los perfeccionistas son constantes en sus relaciones sociales y de pareja, son leales e intensos, lo dan todo por el otro,suelen juntarse con personas menos perfeccionistas que ellos puesto que ver los fallos de los demás les sirve para sentirse integrados ;  en lo laboral ,impecables pero lentos, puesto que revisan indefinidamente su trabajo. Pero la carga tensional, el estrés que soportan es tremendo.

El Perfeccionismo y la Perfección se parecen como un huevo a una castaña. Mientras la Perfección es una cualidad interna que todos poseemos en uno o muchos ámbitos y alcanzamos en muchos momentos, el Perfeccionismo es la incapacidad de ver esa Perfección.El mismo diccionario define la Perfección como algo Que tiene el mayor grado posible de bondad o excelencia. Todos hacemos lo posible para alcanzar ese grado y todos, en muchos momentos de nuestras vidas lo alcanzamos. Aceptémoslo.

El Perfeccionismo es sin duda un bloqueo en nuestra evolución pues si no somos capaces de aceptarnos, si sentimos que hemos de forzar la máquina cada día para asumir ese natural grado de bondad y excelencia y que este nunca llega, es imposible que nuestros pasos nos conduzcan por una vida feliz.

Quizás, un buen comienzo es tener siempre presente la definición de Perfecto que he comentado. El concepto desvirtualizado forma parte de nuestra programación.Si desde niños nos han dirigido o bien por nuestro carácter nos hemos dirigido hacia una perfección rígida, de esas sobre las que la filosofía  concluyó-para mi erróneamente- que no existe,solo lograremos sufrir y perdernos el ahora. 

Probemos con preguntas:

¿Estoy haciendo X lo mejor que sé y puedo con los conocimientos y emociones que poseo?

¿Sí? Eres perfecto.

¿No?

¿Por qué crees que no?¿Te falta alguna herramienta o conocimiento? ¿Puedes acceder a ello AHORA?

Y ahí tenemos la clave. Si vivimos el AHORA como lo que es, si vivimos el presente, nos percatamos de que somos perfectos puesto que en cada momento de nuestras vidas hacemos las cosas lo mejor que sabemos. Si nos aceptamos como somos, abrimos las puertas a la mejora, a la superación, al aprendizaje. Y cuando cometemos errores, no olvidemos la posibilidad de que ese error fuera necesario, ya no solo para nuestro aprendizaje y crecimiento interiores, sino para los de otro. Perseguir la perfección es perdérsela.

 

*exacerbado:exagerado

¡Compártelo!
Tengo 46 años, un hijo genial y un ex-marido estupendo. Estudié Realización y Producción Audiovisual hace tanto tiempo que no guardan ni mi ficha. Antaño trabajé en mil sitios o quizás en unos 10. Me sirvieron para cubrir gastos y acumular experiencias pero me repateaban emocionalmente. Escribo desde siempre y mi presencia en la Red es rastreable desde hace más de una década. Hace unos años descubrí que mi Ego tenía más capas que una ilustración de Photoshop gracias a una hostia de la vida. Me sumí en una depresión fenomenal de la que salí gracias a mi Maestro de Reiki. Me maravilló lo que el Reiki hizo conmigo, así que metí de lleno. Cuando llegó el momento, empecé a ayudar a otras personas a ayudarse... en plan Jerry McGuire pero sin la cara de desesperación.