Dejemos de quejarnos

Todos nosotros, en algún momento de nuestra vida- o en muchos- nos hemos quejado.  Pero, ¿qué pasa si estamos con alguien que siempre se queja?

Una persona que siempre tiene una queja a punto es una persona que a bien seguro tiene una visión pesimista del mundo. Esa actitud ante la vida le sume en un malestar poco soportable tanto para ella como para quien escucha. Esas personas vibran a una frecuencia muy baja. El problema reside en que a la larga- o a la corta, dependiendo de en qué frecuencia vibremos nosotros- el campo energético de ese tipo de personas nos engulle.

Un breve inciso para explicaros qué es el Principio de Vibración.

El Principio de Vibración nos enseña que las energías iguales se atraen. De hecho, observad vuestro círculo y concluiréis que  cada uno se rodea de gente y lugares que vibran en la misma frecuencia que vosotros.
En el Universo existen tres niveles elementales de vibración: baja, media y alta. Dependiendo de en qué nivel estemos atraemos las cosas/situaciones de ese nivel Es imposible atraer situaciones u objetos que tienen una vibración alta si uno se encuentra en una vibración baja.Las emociones más negativas-tristeza, amargura, depresión- nos llevan a vibrar en el nivel más bajo. Mientras nos mantenemos en ese nivel sólo atraemos  a personas o situaciones que aumentarán nuestro malestar. ¿Os suena No termino de salir de un problema que ya tengo otro?  Esa es la actitud que atrae más de lo mismo.
En el nivel vibración media aparecen las soluciones y todo fluye. Los obstáculos y problemas de este nivel son más fáciles de resolver y la persona que se encuentra en esa vibración siempre muestra una actitud optimista hacia la vida. El nivel de vibración más alta corresponde a la iluminación, la paz y el amor perfecto. Aquí no existen problemas, miedos o enfermedades. Cuando uno vibra en este nivel, lo que uno piensa se manifiesta inmediatamente.

Si os cuesta asumir el principio de Vibración, miradlo desde el punto de vista de la ciencia convencional. Se ha demostrado que cuando nos exponemos a 30 minutos de negatividad, las neuronas de la zona del cerebro que utilizamos para resolver problemas, se evaporan.  Cuando hablamos de negatividad, incluimos tanto la de nuestras relaciones interpersonales, como nuestro pensamiento, como la de la misma televisión.  La palabra es vibración, no lo olvidemos. Visionar programas en los que la agresividad impera tanto en tono como en vocabulario nos perjudica, a parte de ponernos de mala leche. Y pensar negativamente sobre nosotros no hace más que hundirnos. Cuanto más hundidos, menos opciones somos capaces de ver y menos soluciones podemos ejecutar.

Volviendo a las personas que se quejan; lo cierto es que por norma general esas personas no quieren una solución,  quieren que nos unamos a su indignación. Probad a darles soluciones, a ver cómo reaccionan. En la mayoría de casos, mal;en otros ni siquiera nos escucharán y mantendrán su discurso hasta que encontremos la forma de escapar de la situación. ¿No es una pena?

Pero entonces,¿qué hacemos? En la medida de lo posible, alejarnos. Sí, sé que no es alternativa dependiendo del caso. Pero si se puede, aunque sea por un rato o unos días, mejor. Si no hay alternativa física, podemos probar lo siguiente:

  • imaginar que nos rodea, por ejemplo, una campana de cristal, fino pero suficientemente denso como para protegernos. No tiene que ser esa imagen en concreto,podemos utilizar la imagen que más nos convenza y sentir como nos protege.
  • abstraernos;esto es, mientras la otra persona recita sus quejas, distraer la mente. No dejaremos de oírle pero minimizaremos los daños si recitamos un mantra, un sentimiento hermoso o nos proyectamos hacia una idea que nos hace felices.
  • visualizar el color dorado alrededor nuestro y del otro. El dorado es color de curación.
  • enderezarnos;cuando llevamos un rato escuchando a una persona negativa, nuestro cuerpo se va arqueando porque entre otros efectos, las personas que viven en la queja, suelen absorver una cantidad enorme de energía y el cuerpo responde en modo auto. Corregid la postura :Hombros hacia atrás, espalda recta, cabeza erguida.
  • proyectar mentalmente un escudo que bloquée a la otra persona;una forma es visualizando que alrededor de la persona crece un envoltorio de hielo, hasta congelarla. Podemos usarlo al mismo tiempo que la protección a nuestro alrededor.Primero nos protegemos directamente y luego aislamos a la otra persona.
  • Sintiendo compasión por el otro. Las personas que vibran a frecuencias tan bajas lo pasan realmente mal. Amarles en su sufrimiento es una forma de contrarrestar los nocivos efectos que generan en nosotros.
¡Compártelo!
Tengo 46 años, un hijo genial y un ex-marido estupendo. Estudié Realización y Producción Audiovisual hace tanto tiempo que no guardan ni mi ficha. Antaño trabajé en mil sitios o quizás en unos 10. Me sirvieron para cubrir gastos y acumular experiencias pero me repateaban emocionalmente. Escribo desde siempre y mi presencia en la Red es rastreable desde hace más de una década. Hace unos años descubrí que mi Ego tenía más capas que una ilustración de Photoshop gracias a una hostia de la vida. Me sumí en una depresión fenomenal de la que salí gracias a mi Maestro de Reiki. Me maravilló lo que el Reiki hizo conmigo, así que metí de lleno. Cuando llegó el momento, empecé a ayudar a otras personas a ayudarse... en plan Jerry McGuire pero sin la cara de desesperación.